• Jorge David Chapas

¡A salir de tu zona de sobrevivencia!

Que la pobreza no te impida ser parte del verdadero cambio.



La semana pasada hice ver la necesidad de que las clases medias y altas salgamos de nuestra zona de confort. También señalé que a las clases bajas se les exime de culpa en la medida que no tengan la oportunidad de investigar, informarse y formarse, pero realmente ¿cuánta carga de culpa tienen?


Hay mucha gente de escasos recursos que no tiene la oportunidad de informarse sobre lo que pasa en el país, sus problemas y soluciones definitivas. Vive el día a día. No tiene acceso a internet, energía irregular y sus medios de vida le obligan a trabajar para, escasamente, procurar el plato de frijoles diario para su familia. Hay mucha gente, sin embargo, de esta capa social que es consciente del problema y que poco o nada quiere hacer. Prefiere esperar el regalito del politiquero de turno o de los candidatos locales en contienda. ¡Con eso parecen conformarse!


Entiendo que haya un sentido de necesidad muy fuerte y por eso las gentes de esa clase social no dudan en recibir el regalito politiquero de la época electoral. Lo ideal sería que no lo recibas, y aún mejor que no caigas en la trampa de votar por esos politiqueros, porque vendes tu dignidad de ciudadano responsable, se burlan de ti y sacrificas tu futuro y el de tu familia. Esos candidatos que dan “regalitos” solo quieren utilizarte para alcanzar el poder.


Sobrevivir es difícil y para salir de esa condición debemos cambiar el sistema político y económico. Ello exige cerrar muchas dependencias y ministerios del Estado, privatizar bien, derogar las leyes malas y abrir los mercados a la competencia, a fin de que tú, finalmente, logres elevar tus ingresos y así mejorar tu nivel de vida. ¡A salir de tu zona de sobrevivencia! Conoce más aquí.

25 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo