top of page
  • Adrián Díaz Marro

Traspaso de poderes




América es un continente en eterna transición. La época colonial no fue jamás superada,

en todo caso sustituida, y la custodia de los menores cambió de manos en virtud de una

emancipación que no acaba de concretarse. Dejamos de mirar al este y empezamos a

mirar al norte; la nueva tierra prometida. El llamado patio trasero estadounidense ha

transitado una inestabilidad permanente que se antoja útil en los equilibrios geopolíticos

globales. Resulta difícil entender el mundo como un tablero de ajedrez donde todos

somos fichas sacrificables, encontrando más abajo del río Bravo una infinidad de peones a

los que jamás se les permitió coronar reina. Y tras la desafección que provoca la eterna

pobreza, un sueño americano inconsistente que, en todo caso, se produjo emigrando,

dejando atrás pertenencias, también afectivas, América (el continente) vira sus esperanzas

hacia el oeste, su oeste, que también lo tiene, aunque en nuestros mapas el mundo acabe

en el Pacífico y no exista nada a su izquierda. 

 

La democracia está girando los países hacia políticas de izquierdas, más bien hacia

políticos de izquierdas (las políticas hace tiempo que son muy similares). No se vota

"encantado por”, sino "desencantado con” y hoy asoma una nueva esperanza en el

horizonte. China se ha ido posicionando muy sigilosamente como el principal socio

comercial de un buen número de países; ha firmado más acuerdos de libre comercio que

nadie en esta región y ha rescatado ya a no pocos en apuros. No hay una vocación

concreta por negociar con ciertos países, filtrando ideológicamente. Se negocia con todos.

Con los más abiertos al comercio se comercia, con los más cerrados a la ideología se "ideologiza”. "De cada cual, según sus capacidades, a cada cual según sus

necesidades” llevado a un pragmatismo máximo para explicar por qué son capaces de

negociar con su amigo y con el enemigo de su amigo. Un equilibrio que, de momento, le

funciona a China. Al fin y al cabo, nadie entiende China y, en todo caso, el objetivo nunca

fue entender a Mister Marshall sino obtener lo máximo de él. 

 

Quedan hoy catorce países que reconocen oficialmente a Taiwán y por tanto no tienen

relaciones oficiales con China. Nueve islas / paraísos fiscales (incluyo aquí al Vaticano) y 5

países con cara y ojos, todos ellos en el continente americano (Guatemala, Honduras,

Belice, Haití y Paraguay) que no por ello dejan de comerciar con China. El gigante asiático

avanza, y la Nueva Ruta de la Seda incluye ya a un continente al que jamás llegaron las

carretas repletas de seda de la ruta original. El patio trasero de EEUU se rebela y busca un

nuevo gran socio comercial. Y Latinoamérica se pregunta cómo pueden copiar el modelo

chino, un esquema que los sacó de la miseria a base de trabajo duro en unas condiciones

incontestablemente peores que las que tiene hoy, de las que huye hoy Latinoamérica. La

respuesta es cruel, pero, como decía Serrat: "nunca es triste la verdad, lo que no tiene es

remedio": China salió de la miseria con esfuerzo propio, mientras que la mayor parte de

los países pobres del mundo aspira a salir de la miseria con esfuerzo ajeno. La ecuación

sólo se mantiene en pie con un desconocimiento total sobre China, que ahora se ve como

un flotador de políticas cada vez más autodestructivas. No es crédito lo que necesita una

de las regiones más hiperendeudadas del planeta, que justamente rehúsa pagar la deuda

ya contraída; la solución debe pasar por otro lugar, distinto al de ir arrimándose al

hegemón de turno en busca de nuevos mecenazgos. 


China es una oportunidad de comercio, justo, sin chantajes militares, con el que poder

intercambiar bienes y prosperar como lo hicieron ellos, como lo hicieron todos y cada uno

de los países que han salido de la miseria en los últimos 200 años. ¿Qué no es China? O

¿Qué no debería ser China? Un nuevo prestamista que nos permita continuar con el

desastre actual; no hay nada peor que un mal soportable y la sensación es que vemos en

China al enésimo propietario al que le vendemos un pedacito de nuestra vivienda, de

nuestra capacidad de decisión y de nuestro futuro, con tal de seguir siendo poco más que

inquilinos de un espacio que creemos nuestro, pero del que apenas podemos asumir los

gastos mensuales para tener una vida digna. 


No nos engañemos, China viene a lo mismo que los demás: a beneficiarse. No hay caridad,

ni solidaridad, ni donaciones. Igual que anteriormente españoles, portugueses, ingleses o

estadounidenses. Vienen buscando obtener un beneficio propio de esta relación. Cierto es

que no lo hacen con violencia, no pretenden una relación tóxica o invasiva, no juzgan

nuestros haceres internos, nuestra religión o nuestras tendencias políticas. Buscan

comercio puro. Presentan una oferta y depende de nosotros aceptarla o renegociar. La

esperanza está en que en cada uno de nuestros territorios logre emerger una clase

política que sepa captar la oportunidad del momento y tomar las decisiones adecuadas

para evadirse de un callejón sin salida del que objetivamente ya salieron todos los demás. 

 

Vivimos un momento crítico en un buen número de países del mundo. Un nuevo hegemón

mundial llama a nuestras puertas y depende de nosotros y de nuestro antiguo casero,

claro, ver cómo hacemos ese traspaso de poderes. 



Adrián Díaz Marro, es consultor de desarrollo de negocio en Asia.

28 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
bottom of page