• Jorge David Chapas

Países francos

Zonas francas: otra micro-ambición de la derecha incompleta.


Esta legislatura ha aprobado 5 leyes que se supone “reactivarán” la economía, a saber: ley de leasing (mecanismo de financiación de arrendamientos), ley de simplificación de trámites, ley de zonas francas, ley de insolvencias y ley de interés preferencial para el acceso a la vivienda. Todas leyes malas, porque roban funciones, libertades y dinero a los guatemaltecos; mantienen el injusto sistema de privilegios y de paternalismo, y son torpes: ¿por qué si quieres “simplificar trámites” no derogas las leyes que dan origen a esos trámites y burocracia?

Hoy centraré mi análisis sobre la reforma a la ley de zonas francas (Decreto 6-21). Las “zonas francas”, permitidas desde 1989, son territorios que gozan de condiciones especiales para hacer negocios, generar empleo y atraer inversión. La exoneración de impuestos, menos trámites burocráticos y facilidades para importar y exportar ciertos productos son algunos de los privilegios que gozan estas áreas.

Si son tan buenas las zonas francas, ¿por qué no creamos “países francos”? Entendiendo por “franco”, libre de regulaciones, burocracia e impuestos excesivos. ¿Por qué no ampliamos a todo el país los beneficios que suponen ofrecer? ¡La verdad es que las zonas francas son en realidad micro-territorios estatistas, áreas con privilegios donde no hay condiciones reales de gobierno limitado, mercados libres y propiedad privada!

A propósito del Día Internacional de los Trabajadores, otro día para pensar en clave capitalista, te invito a trabajar por condiciones que beneficien a todos los trabajadores, especialmente a los desempleados. No te dejes engañar por estas leyes “placebo” o falsos remedios, la única salida para aumentar los empleos, los ingresos y activar de verdad la economía es transitar al capitalismo para todos.

81 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo