• Jorge David Chapas

Obras públicas de calidad

¡Las únicas tres funciones de los gobiernos son: seguridad, justicia y obra pública!



El agujero que hoy vemos en el kilómetro 15 de la ruta al Pacífico es otro de muchos. Ya en 2007 vimos con tristeza cómo un cráter enorme en el Barrio San Antonio de la zona 6 se cobraba 3 vidas; años más tarde en Ciudad Nueva, zona 2; luego frente a la Colonia Centro América, zona 11 y recientemente en Mixco. Este problema nos invita a reflexionar sobre una de las tres únicas funciones de los gobiernos: la administración de obra pública.


Las causas que hoy se esgrimen sobre el socavón y agrietamiento del asfalto en Villa Nueva es que las lluvias hicieron colapsar el sistema de drenajes subterráneo, el cual, como fuera construido en tiempos del terremoto del 76 no tiene la capacidad para soportar la demanda de agua; además, las lluvias en estos tiempos arrastran mucha basura, superando la capacidad de los colectores. Incluso se habla de una falla geológica local.


Excepto la falla geológica, las demás son fallas del Estado, o mejor dicho: fallas inminentes del estatismo. Ese sistema político que distrae a los gobiernos, nacional y municipales, de sus únicas tres funciones. ¡El colapso de los colectores y consecuentes hundimientos, accidentes e incluso muerte de trabajadores de las empresas municipales de agua, es resultado fiel del estatismo! ¿Cómo solucionar el problema de raíz?


Transitando al capitalismo liberal, es decir, cerrando ministerios, secretarías, fondos y programas que distraen recursos y atención de los gobiernos; privatizando y poniendo a competir a las hoy “empresas municipales” de agua, a fin de que los gobiernos, mediante sus legítimos ministerios y departamentos de obra pública puedan otorgar de forma transparente la provisión, mantenimiento, cambio y reparación del sistema de drenajes de nuestras ciudades a empresas privadas. ¡No hay otro camino!

52 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo