• Jorge David Chapas

Mundial de Qatar 2022

Fútbol: lo más importante de lo menos importante.



El fútbol ha sido una de mis grandes pasiones. Lo jugué desde niño hasta que una lesión lumbar me impidió seguir haciéndolo intensamente. Para los mundiales tuve siempre la costumbre de llenar los álbumes de estampitas, tradición que ahora continúa mi hijo. Ahora que recién ha comenzado el Mundial de Qatar 2022 seguro que muchos invertiremos tiempo, energía y recursos en él, pero ¿cómo hacerlo responsablemente?

Panem et circenses es una expresión latina que significa “pan y circo”. Fue acuñada años antes de Cristo para describir cómo, desde entonces, los gobiernos proveían alimento y entretenimiento para distraer al pueblo de hechos controvertidos o que deben permanecer ocultos. En general el deporte estatizado (a cargo de los gobiernos) se presta para eso, para distraer, y durante estos grandes eventos los politiqueros estatistas nos encajan más políticas y leyes malas. ¡No caigamos en esa trampa!


Cuidémonos también de toda la propaganda occidental contra Qatar y el Oriente Medio, sus costumbres, cultura y religión. Recordemos que el fútbol además de ser un fenómeno social, lo es también político y económico, y los gobiernos aprovechan estos eventos para canalizar sus agendas políticas, fogonear sus diferencias, exaltar el nacionalismo desmedido e instalar sus narrativas.


¡Que el Mundial no sea un distractor, Panem et circenses! Cuidémonos de los politiqueros estatistas que en este mes querrán hacernos creer que sin ellos y sus políticas públicas, no podremos llegar a un mundial o ser relevantes en algún deporte. Hagamos el esfuerzo de entender que el deporte es una esfera privada de las personas y que por tanto, el gobierno no debe administrarlo, subsidiarlo ni promoverlo.


Conoce más aquí y escúchame los jueves a las 5 pm en Libertopolis.

29 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo