top of page

La trampa y error del “mal menor”

¡Activemos en favor del “bien mayor”!


Ante el dilema de tener que elegir entre “muchos males” el próximo 25 de junio y 20 de agosto, una mayoría de personas aptas para votar, especialmente de clases medias y altas, radicadas en zonas urbanas, tienden a caer en la trampa y el error de votar por el “mal menor”.


La trampa está en creer que eliges el menor de los males, cuando en realidad no es posible saberlo con certeza. En el mejor de los casos “intuyes” cuál es el “peor de los males” y su aparente “oposición”. Crees, por error, que dicha “oposición” hará al menos contención eficaz “al peor de los males”, pero tan pronto pasa la pequeña luna de miel postelectoral, te das cuenta que has elegido algo que favorece y conduce al “mal mayor”. ¿Acaso no siempre ha ganado “el mal menor” y cada vez estamos peor?


No sucumbas ante esa trampa y error. Por principio lógico y ético el mal no se puede combatir con otro mal, se debe combatir con el bien. Ante la ausencia del “bien” en las cinco papeletas tienes todavía tres opciones electorales válidas y legítimas en las cuales mantienes tu integridad moral: 1) abstenerte, 2) votar en blanco y, 3) votar nulo. Hacerlo conscientemente es necesario, pero no suficiente. ¡Sé ambicioso, responsable y tenaz, y al mismo tiempo “activa políticamente” en favor de procurar el bien mayor!


Pero, ¿cuál es el “bien mayor” ausente? El “bien mayor” ausente es la transición al capitalismo liberal y democrático, de forma completa, radical, congruente y de súbito (shock), mediante la derogación de las leyes malas y la aplicación de 5 Reformas estructurales en lo político (1), económico (2), educación (3), atención médica (4) y jubilaciones y pensiones (5). Hasta que no exista esa oferta política en las cinco papeletas yo las votaré nulo, ¿y tú? Escríbeme y conoce a los Fusionistas.


14 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Commentaires


bottom of page