• Jorge David Chapas

La Terminal


La seguridad es la primera y más importante de las tres funciones de un buen gobierno.



Recientemente he tenido que hacer compras en el mercado de La Terminal. He lamentado que al intentar llevar cosas en la palangana del pick-up varios vendedores me han dicho: “no las lleve ahí que se las van a robar”.


Los delincuentes emplean varias tácticas: unos hacen como si los carros les atropellan, y mientras estos alegan al piloto por la supuesta imprudencia, sus compañeros roban las cosas que van en las palanganas de los pick-up.


Otros ofrecen ayuda a las señoras para subir sus compras a la parrilla de la camioneta pero terminan robándolas. Los negocios han tenido que contratar seguridad privada encubierta.


Me cuentan que hace un mes un piloto al ver que le robaban bajó del vehículo y disparó contra el delincuente, matándolo en el instante.


La inseguridad continúa siendo un problema que aqueja a la mayoría de los guatemaltecos. Desde los mercados más populares hasta los residenciales más exclusivos de la ciudad son afectados. Del 01 de enero al 31 de mayo el INACIF reporta 1,769 muertes asociadas a hechos criminales a nivel nacional. Un promedio de 354 al mes y 12 al día.


Resolver el problema requiere que los gobiernos, nacional y municipales, dejen de hacer muchas tareas que no pueden ni deben, y se concentren en las que sí deben y pueden: seguridad, justicia y obras públicas. Una vez limitado el gobierno a esas tres únicas funciones, es necesaria una reforma policial que primero depure la actual PNC, para luego incrementar, profesionalizar, equipar y pagar mejor a las fuerzas policiales.


Esto en paralelo con una descentralización real de las funciones de seguridad a nivel departamental y municipal, y la desregulación de la economía a fin de crear oportunidades de honrada creación de riqueza. Escríbeme o búscame en redes sociales para saber más.




Crédito fotografía: elPeriódico.

26 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo