• Jorge David Chapas

¿Desigualdad? Que no te preocupe

El capitalismo liberal entraña la única igualdad posible: la igualdad de derechos.





Hace unos días el PNUD presentó el Informe Nacional de Desarrollo Humano. Como era de esperar de estas agencias supranacionales de signo estatista, el énfasis lo ponen en el tema de la “desigualdad”, al mismo tiempo que ofrecen la misma “solución” de siempre: más gobierno.


La desigualdad es la condición natural de los seres humanos. Nacemos desiguales, bajo diferentes condiciones económicas, familiares, culturales y geográficas. La desigualdad es inevitable y hasta beneficiosa, pues cada persona contribuye a la sociedad conforme sus talentos, intereses y esfuerzo.


Lamentablemente, la desigualdad importa mucho a quienes les corroe la envidia.

Lo que nos debe preocupar a la gente normal es la condición de pobreza y miseria que viven muchos guatemaltecos. Nuestro país está sobrediagnosticado, dicen los “expertos”, y en parte es verdad, pero también es cierto que está mal diagnosticado. ¡Estos informes no atinan al problema de fondo! La migración, la delincuencia, la desnutrición, la falta de atención médica, la ignorancia, la mala calidad ambiental y los bajos ingresos familiares son solo los síntomas de la enfermedad que no muestran: el estatismo.


La “igualdad de resultados” y la “igualdad de oportunidades” son engaños de las izquierdas y la derecha mala. Esa “igualdad” es inmoral porque implica quitarle a unos por la fuerza para darle a otros lo que no se han ganado con propio esfuerzo. La única igualdad moralmente aceptable es la “igualdad de derechos”. Pero, ¿cuáles derechos? Los únicos tres, individuales y naturales: vida, libertad y propiedad. Esa igualdad de derechos o igualdad ante la ley, justa y moral, es posible solo bajo el capitalismo liberal, o sea, solo bajo un sistema de gobierno limitado. ¡Transitemos a ese sistema! Escríbeme para saber cómo.

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo