• Jorge David Chapas

Colegios profesionales

Décimo tiro al arco enemigo: libertad para el ejercicio profesional




El hecho de haber coincidido Sergio Ramos y Lionel Messi en el PSG ha suscitado toda clase de morbo en el medio futbolístico. No cabe duda que el profesionalismo de estos jugadores les hará dejar atrás sus riñas y concentrarse en hacer equipo. ¡Esperemos que les vaya bien!


A propósito del buen profesionalismo, hoy propongo reflexionar sobre un tema del cual poco o nada se habla: la colegiación profesional obligatoria y monopólica que ejercen los “colegios profesionales” sobre las profesiones universitarias, poder que les confiere una “ley de colegiación profesional”, la cual se sustenta en el Artículo 90 de la Constitución.


La obligatoriedad de la colegiación y el monopolio otorgado a los colegios profesionales no contribuyen a “la superación moral, científica, técnica y material de las profesiones universitarias”. Al contrario, producen clandestinidad, falta de integridad y ética profesional, mala calidad del servicio y precios no competitivos, entre otros males.


En octubre pasado, el Colegio de Ingenieros Agrónomos informaba a sus agremiados de la “pérdida” de más de 16 millones de quetzales del plan de prestaciones. Plan que es la razón principal de muchos agrónomos para agremiarse. Esa es la realidad de casi todos los colegios profesionales: mal resguardo del patrimonio de sus agremiados, corrupción y despilfarro.


¡Solo la libre competencia produce excelencia! Por tal razón debemos apostar por derogar aquel mandato constitucional y las leyes que derivan de él. En ausencia de privilegios y monopolios, y en paralelo con una política pública orientada a la privatización de la educación superior, alcanzaremos el tan anhelado nivel de profesionales que demanda la sociedad. Escríbeme y ayúdame a cambiar la conversación nacional. ¡Ya solo faltan dos tiros al arco! ¡Conoce más aquí!


Créditos fotografía: mapio.net

147 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo