top of page

500 Años: ¿Seguiremos igual?

¡Cambiemos el rumbo derogando las leyes malas!


En 2024 se cumplen 500 años del encuentro entre nativos cakchiqueles y españoles. Aquel año, 1524, marcaría el inicio de la empresa llamada conquista. Desde entonces mucha agua ha corrido bajo el puente. Los guatemaltecos, no obstante, no hemos logrado el nivel de progreso sostenido que anhelamos.


Salvo unos breves períodos de tiempo en nuestra historia, la ausencia de orden, justicia, libertades y prosperidad generalizadas ha sido una constante. ¿Por qué? Varias respuestas podrían haber a esa pregunta, pero una sola importa: por la falta de un sistema político, económico y social que produzca las condiciones idóneas para tal efecto.


El predominio del caos, la pobreza, la violencia y la corrupción no es más que el resultado del estatismo legalizado desde aquellos lejanos días. Bajo este sistema el gobierno mantiene vigente la usurpación de excesivas funciones, poderes y recursos de los ciudadanos, destruyendo así la economía familiar y las instituciones sociales civilizadoras.


La historia fiel a los hechos debe ayudarnos a identificar los aciertos y los errores, pero no podemos vivir anclados a ella. Debemos superarla y avanzar. Preguntémonos: ¿Queremos seguir igual, echándonos culpas y haciendo crecer el resentimiento unos y la soberbia otros, o definitivamente queremos cambiar de rumbo?


Cambiar de rumbo exige cambiar el sistema, es decir, nuestra Constitución, leyes, convenios internacionales y políticas públicas empobrecedoras. Implica establecer un sistema de gobierno limitado a sus únicas tres funciones: seguridad, justicia y obras públicas; mercados libres, sin privilegios para nadie, y un irrestricto respeto y ampliación de la propiedad privada. Solo bajo un sistema así lograremos tener instituciones capaces de traernos orden, justicia, libertad y prosperidad.




Fotografía: Sopitas en chapintv . com

55 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page